Banco Mundial dice que será difícil evitar una recesión económica

De acuerdo al Banco Mundial el 2022 acabará con un alza del 2,9%, un dato que es casi la mitad del que se marcó en el 2021 (5,7%) y que es muy inferior a las anteriores previsiones de este organismo del mes de enero (un 4,1%).

La guerra de Rusia – Ucrania empeoró los pronósticos post pandemia. La perspectiva de escasez de alimentos y temores por el posible retorno de la “estanflación”, una mezcla tóxica de inflación alta y crecimiento bajo que no se ve desde hace cuatro décadas empaña el futuro.

“La guerra en Ucrania, los confinamientos en China, los trastornos de la cadena de suministro y el riesgo de estanflación afectan el crecimiento. Para muchos países, será difícil evitar la recesión”, ha asegurado el presidente del Grupo Banco Mundial, el economista estadounidense David Malpass. “Los mercados están expectantes, por lo que es urgente fomentar la producción y evitar las restricciones comerciales. Se requieren cambios en las políticas fiscales, monetarias, climáticas y de endeudamiento para contrarrestar la asignación inadecuada de capital y la desigualdad”.

El banco no prevé un panorama mejor para 2023 y 2024: pronostica 3 % de crecimiento global para los dos años.

El nivel de ingreso per cápita de las economías en desarrollo se ubicará casi un 5 % por debajo de su tendencia previa a la emergencia sanitaria.

La institución intenta hacer un paralelismo entre la actual coyuntura y la que se vivió en los años setenta, cuando los tipos de interés llegaron a subir hasta el 20%. En su análisis, destacan elementos similares, como las “persistentes perturbaciones de la oferta que alimentan la inflación, precedidas de un prolongado periodo de política monetaria muy acomodaticia en las principales economías avanzadas” y las “perspectivas de debilitamiento en las economías emergentes con respecto al endurecimiento de la política monetaria que será necesario para frenar la inflación”.

Para Estados Unidos, el BM ha reducido su pronóstico de crecimiento a 2,5 % este año luego del 5,7 % de 2021 y el 3,7 % pronosticado en enero. Para los 19 países europeos que usan el euro, rebajó el pronóstico a 2,5% este año comparado con 5,4% el año pasado y 4,2% previsto en enero.

En China, la segunda economía mundial después de Estados Unidos, el BM pronostica un crecimiento de 4,3 %, comparado con 8,1% el año pasado. La política china de cero COVID, que implica cuarentenas draconianas en Shanghái y otras ciudades, ha paralizado la actividad económica. El gobierno chino provee ayuda para aliviar la situación.

Para los mercados emergentes y los países en desarrollo se pronostica colectivamente un crecimiento de 3,4 % en el año, comparado con 6,6 % en 2021.

“Hay un riesgo grave de desnutrición, de hambre creciente e incluso de hambruna”, advirtió Malpass.

Estamos, por lo tanto ante un cambio de ciclo más que una tormenta pasajera. La institución que preside David Malpass cree que “para el resto de esta década, se espera que el crecimiento se mantenga por debajo de la media de la década de 2010”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here