Cuello tecnológico: ¿qué le están haciendo los smartphones a nuestro cuerpo?

¿Sabías que nuestros smartphones pueden modificar y dañar nuestro cuerpo? ¿No? Bien, pues ya lo sabes. De seguro ahora debes estar preguntándote: ¿pero de qué manera pueden hacerlo? Solo te adelantaremos que existe algo llamado cuello tecnológico y que se produce por mantener la cabeza en cierto ángulo cuando usamos el smartphone.

¿Qué es el cuello tecnológico? ¿Sabías que nuestros smartphones pueden modificar y dañar nuestro cuerpo? ¿No? Bien, pues ya lo sabes. De seguro ahora debes estar preguntándote: ¿pero de qué manera pueden hacerlo? Solo te adelantaremos que existe algo llamado cuello tecnológico y que se produce por mantener la cabeza en cierto ángulo cuando usamos el smartphone.

El cuello tecnológico lleva en auge desde hace dos años y es considerado la próxima etapa de la evolución humana. Y no, no significa que seremos cyborgs. Digamos que es la postura que desarrollas al mirar demasiado tu teléfono. De hecho, la Asociación Australiana de Quiroprácticos ha afirmado que nuestro uso compulsivo de dispositivos móviles está cambiando la forma de nuestros cuerpos.

¿Y cómo es posible eso? Solo piensa en lo siguiente: si sostienes tu teléfono en un ángulo que te haga bajar la cabeza 60 grados. Eso agrega aproximadamente 27 kg de peso a través de la columna. Ahora, imagina hacer eso durante varias horas todos los días. No suena muy bien ahora, ¿verdad?

De seguro muchos cuestionarán eso de que el “cuello tecnológico” tenga dos años, pues los smartphones son más antiguos que eso. Además, es cierto que el “cuello de texto” se identificó como una dolencia en 2011. Pero, queridos lectores, la pandemia empeoró mucho las cosas.

A ver, mes tras mes te privaste del contacto humano normal y tenías que comunicarte con el resto del mundo a través de tu smartphone. Y cuando no estabas haciendo eso, pasabas tu tiempo viendo noticias o videos desde el teléfono. Así que, por eso mismo, el cuello tecnológico está más presente que nunca desde hace dos años.

¿De qué otras formas los smartphones están dañando nuestro cuerpo?
Sí, no todo se reduce al cuello tecnológico, también hay otras cosas:

El “pulgar del teléfono”: una condición en la que tu pulgar puede inflamarse por enviar mensajes de texto de manera prolongada.
La luz azul emitida por los teléfonos puede interferir con la producción de melatonina.
Si usas mucho tu smartphone puedes sufrir de cansancio ocular.
Hace un par de años se sugirió que a los humanos les estaban creciendo espolones óseos en la base del cráneo para contrarrestar todas las terribles posturas relacionadas con el teléfono.
¿El problema de las posturas es fácil de corregir?
El problema de la postura es fácil de corregir. Puedes hacer un estiramiento simple, en el que entrelazas los dedos detrás de la cabeza y sostienes los codos contra la pared.

También podrías intentar sostener tu teléfono a la altura de los ojos, para reducir la presión sobre tu columna. Incluso podrías hacer un esfuerzo adicional por mantenerte activo durante todo el día.

Sin embargo, hay una mejor manera de combatir el cuello tecnológico. Y es esta: no usar tanto tu smartphone. Pero sabemos que esto no lo harás, así que mejor toma conciencia de esto y haz los pasos de allí atrás.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here