El lado B del blockchain

Con el auge de las criptomonedas y el hecho de que cada vez son más fáciles de usar, no solo los consumidores legítimos vieron los beneficios de la velocidad, el anonimato y la funcionalidad para operar por encima de las fronteras; los delincuentes también.

Según datos revelados en el último informe de Chainalysis, todos los tipos de delitos de criptomonedas representaron 14.000 millones de dólares en 2021, un 79% más que el año anterior; y se estima que la cifra aún es mayor ya que los traficantes que mueven grandes cantidades de criptomonedas entre billeteras privadas, por ejemplo, no están incluidos.

Así, por ejemplo, los cárteles de la droga mexicanos y colombianos recurren a los cripto-activos para hacer pagos rápidos y anónimos, al igual que los traficantes que contrabandean cocaína desde América del Sur a través de Europa y los Balcanes.

Otro caso es el de la trata de personas. A medida que los procesadores de tarjetas de crédito prohibieron ciertos servicios, los sitios web vinculados al comercio sexual, que pueden facilitar la trata de personas, aceptan cada vez más criptomonedas. Según un estudio de la Oficina de Responsabilidad Gubernamental de los Estados Unidos, de febrero de 2022, encontraron que de 27 de estos sitios web, 15 aceptaron criptomonedas. Y el Proyecto Polaris, una ONG que trabaja para combatir y prevenir la trata de personas, descubrió que algunas plataformas ofrecen tarifas con descuento a los clientes que pagan con criptomonedas.

Un Blockchain transparente

Así como el anonimato, el blockchain brinda también una visión incomparable de los flujos financieros ilícitos. En el sistema financiero tradicional, los esfuerzos para seguir el dinero pueden ser difíciles. En el blockchain, donde las transacciones se registran de forma permanente y pública, es fácil de visualizar, convirtiéndose en una herramienta fundamental de los investigadores para identificar los puntos de retiro de efectivo de los actores ilícitos que lavan criptomonedas.

Justamente, comprender cómo se mueve el dinero y la elección de los canales de pago es clave para interrumpir las operaciones de tráfico. Por ejemplo, Chainalysis descubrió que muchos compradores y vendedores de drogas que anteriormente habían realizado transacciones con un mercado de la darknet como agente de custodia ahora comenzaron a realizar transacciones directamente, evitando el mercado de la darknet y enviando criptomonedas de una billetera privada a otra. Al menos $112 millones de dólares en pagos de drogas se enviaron de esta manera el año pasado con un promedio anual de $8441 dólares por comprador.

A medida que los controladores de los canales de pagos centralizados buscan identificarse y distanciarse de la actividad de riesgo, los delincuentes buscan nuevas tecnologías porque creen que les ofrecen un mayor anonimato, como los cripto-activos. Por eso, la importancia de que los investigadores aumenten sus conocimientos y capacidades para mantenerse al día con la velocidad cripto.

Los traficantes a menudo son los primeros en adoptar tecnologías que hacen que sus operaciones sean más rentables y menos propensas a la detección. Pero las criptomonedas son fundamentalmente transparentes en comparación con los medios tradicionales de transferencia de valor, y los investigadores con las herramientas, los datos y los conocimientos adecuados pueden observar e interceptar estas operaciones con una claridad y velocidad incomparables.

Un crimen del siglo XXI merece una solución del siglo XXI. El análisis de blockchain permite a los investigadores seguir el dinero y, en algunos casos, recuperar fondos antes de que desaparezcan, lo que demuestra que, según dichos de la Fiscal General Adjunta de los EE.UU., Lisa Mónaco “la criptomoneda no es un refugio seguro para los delincuentes”. Ya han habido grandes éxitos en este frente, como la incautación de mil millones de dólares conectados a la Ruta de la Seda, el derribo de WelcomeToVideo, el sitio de abuso sexual infantil más grande, y el cierre del mercado hydra, el darknet más grande de la historia.

El caso de los cajeros automáticos cripto

Los cajeros automáticos de criptomonedas (cATM) son muy útiles para el envío de remesas legales y pagos transfronterizos, pero también pueden ser aprovechados por los traficantes. Los datos de Chainalysis muestran que los usuarios de criptomonedas a lo largo del corredor I-10 de los Estados Unidos, un área conocida por ser un punto de acceso al tráfico de drogas, envían un mayor porcentaje de fondos a los cajeros automáticos cripto que el promedio nacional, y una mayor proporción de billeteras privadas allí realizan transacciones exclusivamente con este tipo de cajeros. Esto podría indicar una serie de cosas, por un lado los cajeros de criptomonedas se utilizan para el envío de remesas, pero también su podrían indicar su uso en el tráfico ilegal.

En varias investigaciones en curso y casos resueltos desde entonces, los sospechosos de tráfico aprovecharon los cajeros automáticos de alto riesgo para realizar pagos, depositar fondos para obtener documentos de identidad fraudulentos y / o lavar dinero. Debido a que no todos los cATM recopilan información del cliente según lo recomendado por el Grupo de Acción Financiera y el mandato de las políticas AML y KYC, los cATM tienen potencialmente más probabilidades de ser usados por delincuentes que otros métodos.

Los traficantes creen que debido a que están utilizando cATM, su actividad es anónima; pero con el análisis de blockchain, los investigadores pueden rastrear transacciones de criptos y vincularlas a entidades del mundo real. Así es como funciona: una vez que los investigadores determinan que un sospechoso está usando criptomonedas ilícitamente, tal vez porque sus registros bancarios muestran transferencias a cATM o a Exchanges de criptomonedas, pueden servirse de los procesos legales habituales y solicitar a cualquier proveedor que muestre los registros de transacciones para obtener direcciones de criptomonedas asociadas y realizar análisis de blockchain para determinar cómo se está utilizando la criptomoneda.

“Los gobiernos y los socios del sector privado de todo el mundo están adoptando los datos, las herramientas y la comprensión necesarios para mantenerse a la vanguardia de la amenaza. Pero todavía hay mucho trabajo por hacer. Chainalysis ha mapeado 14 triillones de dólares en criptomonedas a entidades del mundo real desde 2014, y mapea millones más diariamente. Hemos comenzado a ver que el papel de las criptomonedas en el tráfico se extiende a través de países y continentes, y creemos que aumentar el nivel de alfabetización al respecto y las capacidades de blockchain en las agencias de aduanas y protección fronteriza permitirá a los investigadores mantenerse al día con las formas en que los actores ilícitos explotan los activos digitales. Mientras los traficantes usen criptomonedas para esconderse, necesitaremos investigadores empoderados por blockchain para buscar, encontrar y confiscar esos fondos”, señala Dan Cartolin, Ejecutivo de Cuentas para América del Norte y América Latina de Chainalysis.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here