¿Los europeos quieren un euro digital?

El euro digital sería como los billetes en euros, pero digital. Sería una forma electrónica de dinero emitido por el Eurosistema (el BCE y los bancos centrales nacionales de la zona del euro) que todos los ciudadanos y empresas podrían utilizar.

Un euro digital no sustituiría al efectivo, sino que lo complementaría. El Eurosistema seguirá garantizando que todos los ciudadanos tengan acceso al efectivo en toda la zona del euro.

La emisión de un euro digital puede convertirse en el acontecimiento económico más importante de los últimos cien años, en función de cómo se diseñe.

Se crearía un nuevo tipo de dinero digital respaldado por un banco central ajeno a intereses económicos privados y con capacidad de representar a todo los ciudadanos.

En este contexto, el euro digital sería soberano, estaría exento de riesgo y llegaría a las personas a través de una amplia gama de intermediarios financieros autorizados por el BCE, para custodiar y guardar los euros digitales.

Conviene recordar que los bancos comerciales son en la actualidad los responsables de la creación del 90 % de la masa monetaria actual.

Para evaluar que piensa la población la Comisión Europea abrió su iniciativa “Euro digital para la UE” a consulta pública, y en menos de dos semanas más de 11,000 personas y organizaciones dejaron sus comentarios en el sitio web. La sección de comentarios estará abierta hasta el 14 de junio.

Una revisión de una muestra del contenido de la sección de comentarios públicos reveló la existencia de cierto descontento con el proyecto en general debido a la falta de conocimiento, por un lado, temor a la extralimitación gubernamental, por la posibilidad de una mayor consolidación del poder en manos de las economías más grandes de la UE en detrimento de las más débiles.

Según el BCE las primeras características que debe cumplir esta divisa virtual para satisfacer las demandas de ciudadanos y comercios tanto físicos como online: privacidad, inmediatez y que permita un uso global.

No queremos tener «demasiado éxito» y desplazar a las soluciones de pago privadas y a la intermediación financiera. Pero el euro digital debe tener «éxito suficiente» y atraer una demanda adecuada mediante la generación de valor para sus usuarios, explicaba Fabio Panetta, miembro del Comité Ejecutivo del BCE.

Intensificaremos nuestro diálogo con las partes interesadas en las próximas semanas y meses, en los que escucharemos a usuarios potenciales, como organizaciones de consumidores, pymes, minoristas y grandes empresas, así como entidades de crédito y proveedores de servicios de pago. También seguiremos en contacto con el mundo académico y grupos de expertos, concluía Panetta.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here